Elegancia inesperada en Bahía Plaza

Cada apartamento tiene su personalidad y todo tiene una razón de ser. La idea era que se viera un hogar, un espacio en donde realmente vive alguien. Que no sólo hubiese mobiliario, sino también piezas que hablaran un poco y describieran a la persona para quien fue pensada la ambientación. Uno es para alguien más joven, pues está lleno de color y humor. El otro, mezcla lo clásico con lo moderno y elegante. 



Se trata del primer proyecto en grande en San Juan para Aaron Stewart y su socio Fernando Rodríguez. A sus manos llegó la encomienda de ambientar varios apartamentos modelo del proyecto Bahía Plaza en Paseo Caribe, de Caribbean Property Group, empresa dedicada al estilo de vida de lujo urbano y quienes buscaban una ambientación ‘lifestyle’, que fuera más allá.



“Querían algo más que colocar unos muebles o unos cojines, querían una experiencia completa, era el ‘stylist’ hasta dentro de la nevera, en los clósets, las gavetas en la cocina y hasta en el baño, en donde vas a encontrar colonia, pasta y cepillo de dientes... que pareciera que de verdad vive gente aquí. Cuando les presentamos el concepto, nos dijeron adelante y en cuatro meses hicimos tres apartamentos y el área de la piscina”, destaca Rodríguez.



Pero ese es sólo el principio de la encomienda de Stewart y Rodríguez, pues entre las 80 unidades que tiene el proyecto -que aún afina detalles de construcción- hay 10 estilos diferentes de apartamentos y ‘lofts’, así que quedan varios por ambientar todavía, al igual que el ‘lobby’ y el gimnasio.



Para el apartamento principal que aquí mostramos, ese concepto clásico-elegante y moderno tiene como punto focal un ‘wallpaper’ con destellos dorados que va cambiando de acuerdo a la luz del atardecer. Aquí también utilizaron una mesa de comedor Art Deco con unas sillas más modernas, mientras que en la sala optaron por un par de butacas ‘swivel’ y ‘vintage’ que retapizaron. De igual modo, utilizaron mano de obra local para la manufactura de mobiliario y adquirieron piezas de arte trabajadas por artistas del patio, algunas de ellas de las recientes Fiestas de la Calle San Sebastián.



“Nos preocupamos por traer piezas que de verdad sean funcionales para la gente. Sí con un ‘wallpaper’ bello, pero también con un ‘mini bar’ y con detalles reales con los que puedes interactuar. Hay mucho detalle para ver, pero no sacrificamos la comodidad. No hay nada peor que llegar a una casa y que te digan que no puedes pisar la alfombra o que no puedes poner la cartera en algún lugar, no puedo con esa presión. Todo es para poder disfrutarse”, apunta Stewart.



En las habitaciones, el ‘feeling’ que buscaban era de oasis... que te invitara a  estar ahí todo el domingo leyendo el periódico. Que fuera un ambiente relajado. Se trabajó con telas muy finas, todo es muy elegante y con piezas únicas para crear eso mismo, espacios únicos. Quienes han visitado la tienda Aaron Stewart Home, sabrán que el color es muy importante tanto para Stewart como Rodríguez, así que en este proyecto lo utilizaron pero en capas. Por ejemplo, en la alfombra, los cojines y en algunos accesorios.



Por otro lado, sí fueron más arriesgados con la mezcla de patrones en una de las habitaciones principales. Ahí el protagonista es el azul y lo vemos en diseños diferentes -pero que se complementan muy bien- entre el ‘headboard’, la alfombra y el ‘wallpaper’.

“La idea era aprovechar el azul del mar y destacar el verde del exterior. La mezcla de patrones ha dado de qué hablar. Hay que atreverse, si vas a hacer una inversión para decorar tu espacio, con piezas que sabes van a estar ahí mucho tiempo, entonces decídete por esas piezas que te llamaron la atención desde el principio, si fue una alfombra verde, házlo”, dice Stewart, quien además confiesa que “se complementan muy bien” al momento de traer a la mesa ideas y conceptos para desarrollar un proyecto en conjunto como este.

La mayor satisfacción del proyecto hasta la fecha, según cuenta Rodríguez, es que durante las tres noches que hubo ‘open house’ para diferentes grupos y público en general, la gente se mostró muy a gusto con los espacios y se sentaron a hablar en la sala o el comedor. Todos los apartamentos cuentan con finas terminaciones, losas de 24x24” y cocinas estilo italiano con topes de cuarzo.

“En ocasiones cuando vas a un apartamento modelo, no te atreves a sentarte o a tocar nada. Aquí se sentían muy cómodos. Era un ambiente muy elegante pero que se podía compartir o usar. Es una elegancia inesperada, cómoda y sencilla”, apunta Rodríguez, no sin antes agregar que en el área de la piscina, el ‘look’ colorido está inspirado en Saint Tropez.

Por Eileen Rivera Esquilín, CODDI #1711
Ambientada por Fernando Rodríguez y Aaron Stewart